Despedimos “Hambre”

Despedimos “Hambre”

Despedimos “Hambre”

Cinco fines de semana, cinco pases, cinco veces lleno el patio de butacas (y en las dos últimas también el pasillo).

Tras meses de investigación y ensayo, tras un montón de esfuerzo, compromiso y entrega, acumulamos una importante resaca post Hambre. Cuando tuvimos claro que no podíamos prorrogar y que el recorrido de la obra en su primera “vida” sería corto (debíamos embarcarnos en un nuevo proyecto y nos era físicamente imposible mantener dos obras a la vez), algo se activó en nuestra manera de enfrentar los pases, incrementando intensidad y extremando la propuesta, visceralidad y pausa, silencio (algo tan arriesgado y tan difícil de sostener ante el público, que no siempre quiere compartirlo) y estallido.
Y seguisteis llenando la sala, como si hubiéramos hecho un pacto. Habéis venido de otras ciudades para vernos, cosa que nos deja sin respiración, habéis apoyado nuestra propuesta viniendo al teatro, recomendando, difundiendo y escribiéndonos un montón de mensajes maravillosos. Gracias, gracias y gracias.
Queremos mencionar especialmente a Carlos Rabadán y Marta Sánchez, hermano y hermana de esta compañía, que nos han ayudado en cada representación y nos han hecho la vida mucho más fácil. A Francisco de los Ríos, por la complicidad, los consejos de quien sabe de qué va esto, el trabajo y los abrazos. A Gabriel Molina -maestro y referencia- y Angélica Briseño -gran actriz y amiga- por acogernos en la sala La Usina, que ya es nuestra casa. Hacemos lo que hacemos de un modo que roza el fanatismo, lo vivido durante el mes de enero es la recompensa, el abrazo al final del miedo.

Muchas gracias a todos y a todas.

Fdo.:
Álex, Mar, Sére, Alberto, Lua y María.

About the Author

Leave a Reply